HISTORIA

INFORMACIÓN
ESTADÍSTICAS
RÉCORDS
Título del test:
HISTORIA

Descripción:
TEMA 10.4

Autor:
marmar
(Otros tests del mismo autor)

Fecha de Creación:
19/05/2019

Categoría:
UNED
Sigue en facebook las noticias y los mejores tests de daypo apretando en 'Me gusta'
Últimos Comentarios
No hay ningún comentario sobre este test.
Temario:
Robert M. Yerkes (1876-1956) y la primatología: Roberts Mearns Yerkes fue el padre de la primatología en Norteamérica. Yerkes defendía la existencia de una escala filogenética de funciones psicológicas de complejidad creciente, en un sentido similar a Morgan. Reconocía en los animales funciones relativamente complejas, como las que permiten asociar imágenes e ideas o realizar juicios simples. Para estudiar estas funciones diseñó diversos aparatos en los que sometía a diferentes a animales a pruebas y tareas que debían resolver. el padre de la primatología en Norteamérica. Yerkes defendía la existencia de una escala filogenética de funciones psicológicas y filosóficas de complejidad creciente, en un sentido similar a Morgan. Reconocía en los animales funciones relativamente complejas, como las que permiten asociar imágenes e ideas o realizar juicios simples. Para estudiar estas funciones diseñó diversos aparatos en los que sometía a diferentes a animales a pruebas y tareas que debían resolver. el padre de la primatología en Norteamérica. Yerkes defendía la existencia de una escala filogenética de funciones filosóficas de complejidad creciente, en un sentido similar a Morgan. Reconocía en los animales funciones relativamente complejas, como las que permiten asociar imágenes e ideas o realizar juicios simples. Para estudiar estas funciones diseñó diversos aparatos en los que sometía a diferentes a animales a pruebas y tareas que debían resolver.
Robert M. Yerkes (1876-1956) y la primatología: Fundó en Florida el Laboratorio de Biología de los Primates (1929). Su concepción de la psicología comparada en general y de la primatología en particular era utilitaria: los animales eran para él modelos con los que contrastar la especificidad psicológica humana. A diferencia de la psicología animal, la primatología siguió utilizando la observación de los animales en su medio natural y, al menos, abría el espectro de especies investigadas a los simios. Su concepción de la psicología comparada en general y de la primatología en particular era utilitaria: los animales eran para él modelos con los que contrastar la especificidad psicológica humana. A diferencia de la psicología humana primatología siguió utilizando la observación de los animales en su medio natural y, al menos, abría el espectro de especies investigadas a los simios. Su concepción de la psicología comparada en general y de la primatología en particular era utilitaria: los animales eran para él modelos con los que contrastar la especificidad psicológica humana. A diferencia de la psicología animal y humana, la primatología siguió utilizando la observación de los animales en su medio natural y, al menos, abría el espectro de especies investigadas a los simios.
DERIVAS DEL FUNCIONALISMO Y DE LA PSICOLOGÍA COMPARADA Algunos historiadores creen que el funcionalismo nació en 1896 y nunca murió. El conductismo y la psicología cognitiva habrían sido los continuadores naturales del funcionalismo, así como la psicología animal conductista habría sido la continuadora natural de la psicología comparada. A nuestro juicio, esa valoración historiográfica es un tanto sesgada. Las diferencias entre conductismo y funcionalismo eran tan grandes como las semejanzas. Edward L. Thorndike es el funcionalista que abrió las puertas del conductismo. creen que el funcionalismo nació en 1886 y nunca murió. El conductismo y la psicología cognitiva habrían sido los continuadores naturales del funcionalismo, así como la psicología animal conductista habría sido la continuadora natural de la psicología comparada. A nuestro juicio, esa valoración historiográfica es un tanto sesgada. Las diferencias entre conductismo y funcionalismo eran tan grandes como las semejanzas. Edward L. Thorndike es el funcionalista que abrió las puertas del conductismo. creen que el funcionalismo nació en 1896 y nunca murió. El conductismo y la psicología cognitiva habrían sido los continuadores naturales del funcionalismo, así como la psicología animal conductista habría sido la continuadora natural de la psicología comparada. A nuestro juicio, esa valoración historiográfica es un tanto sesgada. Las diferencias entre conductismo y funcionalismo eran tan grandes como las semejanzas. Edward L. Thorndike es el funcionalista que abrió las puertas del funcionalismo.
La psicología animal de Edward L. Thorndike (1874-1949) Thorndike sugería que una misma ley general explica toda clase de actividades psicológicas, y además se trataba de una ley entendido en un sentido mecánico, es decir, que funciona al margen de la actividad de los sujetos. ley general explica toda clase de actividades psicológicas y filosóficas , y además se trataba de una ley entendido en un sentido mecánico, es decir, que funciona al margen de la actividad de los sujetos. ley general explica toda clase de actividades filosóficas, y además se trataba de una ley entendido en un sentido mecánico, es decir, que funciona al margen de la actividad de los sujetos.
La psicología animal de Edward L. Thorndike (1874-1949) Las investigaciones más conocidas de Thorndike tienen que ver con el aprendizaje de los gatos en unos dispositivos que denominaba cajas problema (puzzle boxes). Gatos eran introducidos en la caja y, con un recipiente de comida a la vista colocado fuera de ella, debían aprender a accionar el mecanismo de apertura para obtener el alimento. tienen que ver con el aprendizaje de los gatos en unos dispositivos que denominaba cajas problema (puzzle boxes). Gatos eran introducidos en la caja y, con un recipiente de comida a la vista colocado fuera de ella, debían aprender a accionar el mecanismo de apertura para salir.. tienen que ver con el aprendizaje de los gatos en unos dispositivos que denominaba cajas problema (puzzle boxes). Gatos eran introducidos en la caja y, con un recipiente de comida a la vista colocado fuera de ella, debían aprender a accionar el mecanismo de apertura para obtener el alimento y salir.
La psicología animal de Edward L. Thorndike (1874-1949) A Thorndike le interesaba averiguar si los animales aprendían de una forma inteligente o bien, como él creía, por un puro proceso de ensayo y error, entendido en términos mecanicistas y asociacionistas. Comprobó que los gatos cada vez tardaban menos en salir de la caja. Según él, los gatos realizaban movimientos (respuestas) al azar y alguno de estos movimientos, aleatoriamente, accionaba el mecanismo de salida. animales aprendían de una forma inteligente o bien, como él creía, por un puro proceso de ensayo y error, entendido en términos mecanicistas y asociacionistas. Comprobó que los gatos cada vez tardaban menos en salir de la caja. Según él, los gatos realizaban movimientos (respuestas) al azar y alguno de estos movimientos, aleatoriamente, accionaba el mecanismo de entrada y salida. animales aprendían de una forma inteligente o bien, como él creía, por un puro proceso de ensayo y error, entendido en términos mecanicistas y asociacionistas. Comprobó que los gatos cada vez tardaban más en salir de la caja. Según él, los gatos realizaban movimientos (respuestas) al azar y alguno de estos movimientos, aleatoriamente, accionaba el mecanismo de salida.
La psicología animal de Edward L. Thorndike (1874-1949) Thorndike pensaba que el éxito accidental de los movimientos era el que hacía más probable que se repitieran en la siguiente ocasión, y por eso los gatos tardaban cada vez menos en liberarse. accidental de los movimientos era el que hacía más probable que se repitieran en la siguiente ocasión, y por eso los gatos tardaban cada vez más en liberarse. accidental de los movimientos era el que hacía menos probable que se repitieran en la siguiente ocasión, y por eso los gatos tardaban cada vez menos en liberarse.
La psicología animal de Edward L. Thorndike (1874-1949) Thorndike pensaba que el éxito accidental de los movimientos era el que hacía más probable que se repitieran en la siguiente ocasión, y por eso los gatos tardaban cada vez menos en liberarse. Para dar cobertura científica a este fenómeno, formuló dos leyes que se basaban en una concepción asociacionista de la actividad psicológica: - La ley del efecto. Establece que, manteniéndose constantes otras condiciones, los movimientos que vayan seguidos de satisfacción tenderán a quedar más estrechamente conectados con la situación en que se produjeron, de modo que, si esta situación se repite en el futuro, será más probable dichos movimientos se repitan. Es el efecto del comportamiento (el éxito accidental) el que hace que tal comportamiento quede fijado en el repertorio del sujeto. - La ley del ejercicio. Es complementaria a la del efecto. Se limita a recoger el hecho de que la fijación del comportamiento exitoso depende también del número de veces que el sujeto se someta a la situación de aprendizaje. Las asociaciones entre estímulos (la situación) y respuestas (los movimientos) se fortalecen con la práctica. - La ley del efecto. Establece que, manteniéndose constantes otras condiciones, los movimientos que vayan seguidos de satisfacción tenderán a quedar más estrechamente conectados con la situación en que se produjeron, de modo que, si esta situación se repite en el futuro, será más probable dichos movimientos se repitan. Es el efecto del comportamiento (el éxito accidental) el que hace que tal comportamiento quede fijado en el repertorio del sujeto. - La ley del ejercicio. Es complementaria a la del efecto. Se limita a recoger el hecho de que la fijación del comportamiento exitoso no depende también del número de veces que el sujeto se someta a la situación de aprendizaje. Las asociaciones entre estímulos (la situación) y respuestas (los movimientos) se fortalecen con la práctica. - La ley del efecto. Establece que, manteniéndose constantes otras condiciones, los movimientos que vayan seguidos de insatisfacción tenderán a quedar más estrechamente conectados con la situación en que se produjeron, de modo que, si esta situación se repite en el futuro, será más probable dichos movimientos se repitan. Es el efecto del comportamiento (el éxito accidental) el que hace que tal comportamiento quede fijado en el repertorio del sujeto. - La ley del ejercicio. Es complementaria a la del efecto. Se limita a recoger el hecho de que la fijación del comportamiento exitoso no depende también del número de veces que el sujeto se someta a la situación de aprendizaje. Las asociaciones entre estímulos (la situación) y respuestas (los movimientos) se fortalecen con la práctica.
La psicología animal de Edward L. Thorndike (1874-1949) Thorndike pensaba que el éxito accidental de los movimientos era el que hacía más probable que se repitieran en la siguiente ocasión, y por eso los gatos tardaban cada vez menos en liberarse. Para dar cobertura científica a este fenómeno, formuló dos leyes que se basaban en una concepción asociacionista de la actividad psicológica: uno de ellos es - La ley del efecto. Establece que, manteniéndose constantes otras condiciones, los movimientos que vayan seguidos de satisfacción tenderán a quedar más estrechamente conectados con la situación en que se produjeron, de modo que, si esta situación se repite en el futuro, será más probable dichos movimientos se repitan. Es el efecto del comportamiento (el éxito accidental) el que hace que tal comportamiento quede fijado en el repertorio del sujeto. - La ley del efecto. Establece que, manteniéndose constantes otras condiciones, los movimientos que vayan seguidos de insatisfacción tenderán a quedar más estrechamente conectados con la situación en que se produjeron, de modo que, si esta situación se repite en el futuro, será más probable dichos movimientos se repitan. Es el efecto del comportamiento (el éxito accidental) el que hace que tal comportamiento quede fijado en el repertorio del sujeto. - La ley del efecto. Establece que, manteniéndose constantes otras condiciones, los movimientos que vayan seguidos de satisfacción tenderán a quedar más estrechamente conectados con la situación en que se produjeron, de modo que, si esta situación se repite en el futuro, será más probable dichos movimientos no se repitan. Es el efecto del comportamiento (el éxito accidental) el que hace que tal comportamiento quede fijado en el repertorio del sujeto.
La psicología animal de Edward L. Thorndike (1874-1949) Thorndike pensaba que el éxito accidental de los movimientos era el que hacía más probable que se repitieran en la siguiente ocasión, y por eso los gatos tardaban cada vez menos en liberarse. Para dar cobertura científica a este fenómeno, formuló dos leyes que se basaban en una concepción asociacionista de la actividad psicológica: uno de ellos es - La ley del ejercicio. Es complementaria a la del efecto. Se limita a recoger el hecho de que la fijación del comportamiento exitoso depende también del número de veces que el sujeto se someta a la situación de aprendizaje. Las asociaciones entre estímulos (la situación) y respuestas (los movimientos) se fortalecen con la práctica. - La ley del ejercicio. Es complementaria a la del efecto. Se limita a recoger el hecho de que la fijación del comportamiento exitoso depende también del número de veces que el sujeto no se someta a la situación de aprendizaje. Las asociaciones entre estímulos (la situación) y respuestas (los movimientos) se fortalecen con la práctica. - La ley del ejercicio. Es complementaria a la del efecto. Se limita a recoger el hecho de que la fijación del comportamiento exitoso no depende también del número de veces que el sujeto se someta a la situación de aprendizaje. Las asociaciones entre estímulos (la situación) y respuestas (los movimientos) se fortalecen con la práctica.
La psicología animal de Edward L. Thorndike (1874-1949) Para los psicólogos más cercanos a la sensibilidad teórica de James, Baldwin, Dewey o Mead, lo que hacía Thorndike era, en el fondo, desvirtuar el funcionalismo, porque explicaba todo el comportamiento, incluyendo el humano, mediante un único principio general, formulado en clave asociacionista y mecanicista: la ley del efecto. De las tres dimensiones de la actividad que solían contemplar los funcionalistas —instinto, hábito e inteligencia—, Thorndike se quedaba sólo con las dos primeras: instinto y hábito. lo que hacía Thorndike era, en el fondo, desvirtuar el funcionalismo, porque explicaba todo el comportamiento, incluyendo el humano, mediante un único principio general, formulado en clave asociacionista : la ley del efecto. De las tres dimensiones de la actividad que solían contemplar los funcionalistas —instinto, hábito e inteligencia—, Thorndike se quedaba sólo con las dos primeras: instinto y hábito. lo que hacía Thorndike era, en el fondo, desvirtuar el funcionalismo, porque explicaba todo el comportamiento, incluyendo el humano, mediante un único principio general, formulado en clave mecanicista: la ley del efecto. De las tres dimensiones de la actividad que solían contemplar los funcionalistas —instinto, hábito e inteligencia—, Thorndike se quedaba sólo con las dos primeras: instinto y hábito.
La psicología animal de Edward L. Thorndike (1874-1949) Asimismo, para los psicólogos comparados, Thorndike era un psicologo comparado un tanto sui generis, por que reducía la complejidad de las actividades a un solo proceso (en ensayo y error) que se repetía incesantemente en toda la escala filogenética y en cualquier situación. Morgan creía que los diseños experimentales de Thorndike carecían de validez ecológica. Köhler afirmaba que Thorndike se había limitado a mostrar qué es lo que no podían hacer los animales, sin aportar nada positivo al estudio de su comportamiento. era un psicologo comparado un tanto sui generis, por que aumentaba la complejidad de las actividades a un solo proceso (en ensayo y error) que se repetía incesantemente en toda la escala filogenética y en cualquier situación. Morgan creía que los diseños experimentales de Thorndike carecían de validez ecológica. Köhler afirmaba que Thorndike se había limitado a mostrar qué es lo que no podían hacer los animales, sin aportar nada positivo al estudio de su comportamiento. era un psicologo comparado un tanto sui generis, por que reducía la complejidad de las actividades a un solo proceso (en ensayo y error) que se repetía incesantemente en toda la escala filogenética y en cualquier situación. Morgan creía que los diseños experimentales de Thorndike carecían de validez ecológica. Köhler afirmaba que Thorndike se había limitado a mostrar qué es lo que podían hacer los animales, sin aportar nada positivo al estudio de su comportamiento.
La rebelión conductista Es común presentar el conductismo como la salida natural del funcionalismo. Se trata de una interpretación según la cual el conductismo supuso un progreso científico respecto al funcionalismo, al que depuró eliminando la conciencia, la mente, los propósitos, etc. Sin embargo, las cosas no fueron tan simples. el conductismo como la salida natural del funcionalismo. Se trata de una interpretación según la cual el conductismo supuso un progreso científico respecto al funcionalismo, al que depuró eliminando la conciencia, la mente, los propósitos, etc. Sin embargo, las cosas no fueron tan simples y compuesto. el conductismo como la salida natural del funcionalismo. Se trata de una interpretación según la cual el conductismo supuso un progreso científico respecto al funcionalismo, al que depuró eliminando la conciencia, la mente, los propósitos, etc. Sin embargo, las cosas no fueron tan compuesto.
La rebelión conductista El conductismo nació plural, no hubo una sola versión del mismo. Por otro lado, el conductismo tomó sus propias opciones teóricas, que suponían un cambio de intereses acorde con el escenario socioinstitucional de la Norteamérica posterior a la Primera Guerra Mundial. No parecía quedar ya lugar para las discusiones teóricas sobre la conciencia, la adaptación, la evolución mental, la formación del yo o la ciudadanía. En cierto modo, los conductistas eran unos jóvenes profesionales llenos de ambición rebelándose contra una psicología que, a su juicio, estaba lastrada por la excesiva teorización y por el contacto con la filosofía y las ciencias sociales. no hubo una sola versión del mismo. Por otro lado, el conductismo tomó sus propias opciones teóricas, que suponían un cambio de intereses acorde con el escenario socioinstitucional de la Norteamérica posterior a la Primera Guerra Mundial. No parecía quedar ya lugar para las discusiones teóricas sobre la conciencia, la adaptación, la evolución mental, la formación del yo o la ciudadanía. En cierto modo, los funcionalista de unos jóvenes profesionales llenos de ambición rebelándose contra una psicología que, a su juicio, estaba lastrada por la excesiva teorización y por el contacto con la filosofía y las ciencias sociales. no hubo una sola versión del mismo. Por otro lado, el conductismo tomó sus propias opciones teóricas, que suponían un cambio de intereses acorde con el escenario socioinstitucional de la Norteamérica posterior a la Primera Guerra Mundial. No parecía quedar ya lugar para las discusiones teóricas sobre la conciencia, la adaptación, la evolución mental, la formación del yo o la ciudadanía. En cierto modo, los conductistas eran unos jóvenes profesionales llenos de ambición rebelándose contra una filosofía que, a su juicio, estaba lastrada por la excesiva teorización y por el contacto con la filosofía y las ciencias sociales.
Denunciar test Condiciones de uso
Usamos cookies para personalizar su experiencia. Si sigue navegando estará aceptando su uso. Más información.